martes, 19 de julio de 2011

La Inteligencia Espiritual


Arnoldo  Claret  Véliz / arclave@yahoo.com

En  los  últimos  tiempos  se  han  puesto de  relieve  las  inteligencias  del  ser  humano.  Se  habla  de inteligencias  múltiples,  de  inteligencia  emocional  y  más  recientemente  de  la  inteligencia  espiritual.  Ser  inteligentes  emocionalmente,  significa  aprender  a  expresar,  a  regular  nuestras  emociones,  a  sentir,  entre  otros.  En  tanto  que  la  inteligencia  espiritual  se  entiende,  según  Howard  Gardner, como  la  capacidad  para  situarse  a  uno  mismo  con  respecto  al  cosmos,  la  facultad  para  meditar  sobre  el  significado  de  la  vida,  de  la  muerte  y  el  destino  final  del  mundo  físico  y  psicológico.

De  acuerdo  a  lo expuesto por el referido psicólogo  norteamericano,  cuando  uno  toma  conciencia  del  hecho  de  estar  vivo,  de  gozar  de  la  inmensa  posibilidad  de  existir, vive  con  más  intensidad  todos  sus  vínculos  y  todo  lo  que  experimenta  a  lo  largo  de una  jornada.

La  inteligencia  espiritual  nos  da  el  poder  para  trascender  el  mundo  físico  y  cotidiano,  para  tener  una  percepción  más  elevada  de uno  mismo  y  del  mundo  circundante.  Además,  habilita  para  experimentar  la  alegría  de  existir,  trascendiendo  la  manía  de  esperar  y  la  obsesión  de recordar,  venciendo  las  tentaciones  de  la  nostalgia  y  las  preocupaciones  del  futuro,  para  centrarnos  en  el  presente.  La  persona que  la  cultiva,  lejos  de  encerrarse  en    misma,  activa  la  inteligencia  interpersonal  y mantiene  relaciones  sociales  más  profundas  y  penetrantes.

Toda  la  conceptualización  anterior  sobre  la  inteligencia  espiritual,  pareciera muy  rimbombante,  pero  en  palabras  sencillas,  todas  esas  definiciones,  lo  que  quieren  decir o  expresar,  es  que  una  persona  espiritualmente  inteligente,  requiere  de  crecimiento  personal,  de  desarrollo  y  evolución  espiritual.  Esto  no  se  adquiere  sólo  con  lecturas  o  estudios  de  materias,  requiere  de  un  verdadero  proceso  de  transformación  interna. 

Por  eso  a  veces  a  uno  le  parece  tan  extraña  la  conducta  de psicólogos,  psiquiatras  y  otros  orientadores  que  se  nos  presentan  como  líderes  o  gurues  espirituales.  Puede  ocurrir  que  lo que predican , se  distancia  de  su  verdadero  comportamiento  o  carecen  de  las  competencias  para  asesorar  a  las  personas. A  esta  inconsistencia  o  insuficiencia,  no  escapan  los  docentes  que  tienen  una  labor  fundamental  de  formar  generaciones.

El  asesinato  en  Venezuela  de  una  estudiante  a  manos  ,  según  el  veredicto  de  la  justicia , de  un  psiquiatra,  rector  de  la  primera  casa  de  estudios  del  país  y  candidato  a  la  presidencia,  debe  alertar  sobre  la  importancia  de afianzar  la  ética  y  la  enseñanza  de  la  inteligencia  espiritual  en  las  instituciones  educativas,  en  carreras  técnicas  y  humanísticas.  De  igual  forma,  debe  servir  para  estar  alertas ante  falsos  líderes  espirituales  que  carecen  de  ese  crecimiento  para  conducir  grupos.       


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Actualidad

La Inteligencia Espiritual


Arnoldo  Claret  Véliz / arclave@yahoo.com

En  los  últimos  tiempos  se  han  puesto de  relieve  las  inteligencias  del  ser  humano.  Se  habla  de inteligencias  múltiples,  de  inteligencia  emocional  y  más  recientemente  de  la  inteligencia  espiritual.  Ser  inteligentes  emocionalmente,  significa  aprender  a  expresar,  a  regular  nuestras  emociones,  a  sentir,  entre  otros.  En  tanto  que  la  inteligencia  espiritual  se  entiende,  según  Howard  Gardner, como  la  capacidad  para  situarse  a  uno  mismo  con  respecto  al  cosmos,  la  facultad  para  meditar  sobre  el  significado  de  la  vida,  de  la  muerte  y  el  destino  final  del  mundo  físico  y  psicológico.

De  acuerdo  a  lo expuesto por el referido psicólogo  norteamericano,  cuando  uno  toma  conciencia  del  hecho  de  estar  vivo,  de  gozar  de  la  inmensa  posibilidad  de  existir, vive  con  más  intensidad  todos  sus  vínculos  y  todo  lo  que  experimenta  a  lo  largo  de una  jornada.

La  inteligencia  espiritual  nos  da  el  poder  para  trascender  el  mundo  físico  y  cotidiano,  para  tener  una  percepción  más  elevada  de uno  mismo  y  del  mundo  circundante.  Además,  habilita  para  experimentar  la  alegría  de  existir,  trascendiendo  la  manía  de  esperar  y  la  obsesión  de recordar,  venciendo  las  tentaciones  de  la  nostalgia  y  las  preocupaciones  del  futuro,  para  centrarnos  en  el  presente.  La  persona que  la  cultiva,  lejos  de  encerrarse  en    misma,  activa  la  inteligencia  interpersonal  y mantiene  relaciones  sociales  más  profundas  y  penetrantes.

Toda  la  conceptualización  anterior  sobre  la  inteligencia  espiritual,  pareciera muy  rimbombante,  pero  en  palabras  sencillas,  todas  esas  definiciones,  lo  que  quieren  decir o  expresar,  es  que  una  persona  espiritualmente  inteligente,  requiere  de  crecimiento  personal,  de  desarrollo  y  evolución  espiritual.  Esto  no  se  adquiere  sólo  con  lecturas  o  estudios  de  materias,  requiere  de  un  verdadero  proceso  de  transformación  interna. 

Por  eso  a  veces  a  uno  le  parece  tan  extraña  la  conducta  de psicólogos,  psiquiatras  y  otros  orientadores  que  se  nos  presentan  como  líderes  o  gurues  espirituales.  Puede  ocurrir  que  lo que predican , se  distancia  de  su  verdadero  comportamiento  o  carecen  de  las  competencias  para  asesorar  a  las  personas. A  esta  inconsistencia  o  insuficiencia,  no  escapan  los  docentes  que  tienen  una  labor  fundamental  de  formar  generaciones.

El  asesinato  en  Venezuela  de  una  estudiante  a  manos  ,  según  el  veredicto  de  la  justicia , de  un  psiquiatra,  rector  de  la  primera  casa  de  estudios  del  país  y  candidato  a  la  presidencia,  debe  alertar  sobre  la  importancia  de afianzar  la  ética  y  la  enseñanza  de  la  inteligencia  espiritual  en  las  instituciones  educativas,  en  carreras  técnicas  y  humanísticas.  De  igual  forma,  debe  servir  para  estar  alertas ante  falsos  líderes  espirituales  que  carecen  de  ese  crecimiento  para  conducir  grupos.